1 DE NOVIEMBRE, DÍA MUNDIAL DEL VEGANISMO (o El vegano, ese especimen raro)

Vengo observando que existe una notable confusión por parte de muchas personas sobre lo que es el veganismo y cómo definir a una persona vegana. Personalmente, he recibido comentarios del tipo:

"Aaah, entonces tú eres una persona vegetariana... ehhh..... es lo mismo, ¿no?"
 (Pues sí, somos personas, oiga, no extraterrestres y no, lo mismo no es).

 "¿Tú no serás de esos raros que tampoco toman ni huevo ni leche, nooo?"
 (¿Raro?, será que soy muy especial).

"Uy, tú te alimentas muy sano, ojalá yo tuviera esa fuerza de voluntad" o "Ay, qué bien, estás muy delgadita, qué suerte"
(¿¿Es una dieta milagro??)

"¿Y no comes pescado tampoco?"
 (Ahhh, que los peces no son animales, vaaale)

"¿No tomas miel? Pero si es muy sana y no hay que matar a ningún animal, ¿no?"
 (De cada 100 gr. de miel, 80 son azúcar... Así que muy sanoooo, no sé... Y sí, si mueren por varios motivos)

"¿Y de dónde sacas las proteínas?" 
(Esto fue grave porque me lo preguntó un sanitario)

 "Pues yo antes salvaba a una niña prostituta de Tailandia que a un cerdo" 
(Alma de cántaro, tengo una buena noticia para ti, ¡puedes hacer ambas cosas y la segunda más rápidamente que la primera).

En fin, que después de reírme un rato (excepto con lo de las proteínas por venir de quien venía) me dije, vamos a explicar sin florituras ni sentimentalismos lo que es ser vegano, o más bien empecemos por lo que no es:

Ser vegano no es una dieta, ni que te guste ver vídeos de gatitos y perritos, ni que te gusten los animales incluidas las cucarachas, ni un tipo de alimentación ecológica.... 

 Ser vegano es un acto de justicia (no se trata de mí o de ti), es no colaborar en la matanza ni explotación de ningún animal, es decir, en definitiva es que los animales no humanos no están para servirnos pues son seres vivos sintientes. Esa antigua cantinela de que la vaca me "da" leche y mantequilla, la oveja me "da" lana, la cabra me "da" queso para toda la semana y nadar con un delfín me relaja... Pues no sé, yo me he criado con tíos granjeros y nunca he visto nada similar y al delfín lo putean bastante, la verdad. 


Por lo demás somos gente normal, los hay guapitos, feítos, delgados, gorditos, altos, bajos, en fin, del montón. Ah, y comemos muchísimas cosas, mira el blog y chúpate los dedos sin remordimiento.




Para leer más: 
  • "Sufre, luego importa" Reflexiones éticas sobre los animales. Olga Campos y Francisco Lara. Plaza y Valdés Editores.
  • https://www.collectivelyfree.org/elsie-shrigley/
  • https://www.animanaturalis.org/blog/entrevista-a-donald-watson-fundador-de-la-sociedad-vegana-uk
  • http://www.candidhominid.com/2011/07/leslie-cross.html
Para ver: 
Síguenos en PinterestFacebook e Instagram

La vida con humor es mucho mejor:





Comentarios

  1. Muy buenos tus comentarios, creo que todos hemos tenido parecidos y todavía hacen falta explicaciones. Lo del sanitario muy fuerte a estas alturas...
    Gracias por el toque y la felicitación para todos las veganos y veganos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias AVHA por estar siempre al pie del cañón :)

      Eliminar
  2. Yo procuro no comer nada procedente de animales torturados o industriales desde que tengo 13 o 14 años y desde entonces (tengo 39) te puedes imaginar la de comentarios que he tenido que aguantar y de los que me he tenido que defender. En todo este tiempo no me he encontrado con nadie, repito: nadie, que me haya animado o dado la enhorabuena por hacer lo que hago. Al contrario, todo el mundo te intenta ridiculizar haciendo comentarios como los que has explicado y peores. Es muy típico el de "las lechugas también tienen sentimientos" o el de "pero si el jamón no es carne". Sin embargo, en todo este tiempo sí que me he topado con muchísimos antitaurinos, atipieles, antimaltrato, y antimilcosas que rozan el fanatismo.

    Perdona pero a mi esos comentarios no me hacen gracia.

    ResponderEliminar
  3. Otra cuestión, que en realidad era la que quería explicar pero me he liado, es la de las etiquetas.

    Como he dicho antes, procuro no comer nada procedente de animales industriales o torturados. ¿Cómo se llama eso?

    Hay personas que son vegetarianas pero que no toman leche de vaca o derivados, "veganos" que toman miel, gente que no es nada pero que no come paté. ¿Hay que clasificarnos a todos?

    Cada uno tiene su propia sensibilidad y supongo que en la mayoría de los casos no se ajusta a una corriente concreta. Yo misma, durante mucho tiempo he intentado buscar un nombre para mi sensibilidad pero al final me he tenido que resiganar. El problema es que no solo yo tengo esa necesidad de etiquetarme, sino que la tienen los demás y ahí es donde se agarran muchas veces para atacar.

    En este punto en el que no solo mi dieta sino muchos más aspectos de mi vida se basan en el respeto a los animales y al medio ambiente he vuelto a los orígines y cuándo alguien me pregunta, lo primero que digo es que no como carne, si veo que la cosa se complica con la terminología digo: "como lo que me da la gana".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para empezar, la enhorabuena te la doy yo por prestar atención a los animales no humanos y considerarlos como seres sintientes. Es normal que no sientas la necesidad de etiquetarte, simplemente porque para ti debe ser un acto de justicia hacia ellos, lo cual debería ser lo habitual. Lo que la gente tiene que tener claro es que el veganismo no es simplemente una forma de alimentarnos sino que es una extensión lógica del antiespecismo (recomendamos leer la entrada http://cronicasherbivoras.blogspot.com.es/2017/11/con-motivo-del-4n-manifestacion.html). Esas personas deberían tener claro que, por una vez, no somos el centro del mundo, sino que nuestro foco va hacia las otros seres que sienten y que no son inferiores. Esto no es una sensibilidad (con la que pueden estar o no de acuerdo) sino que son estudios científicos que no son nuevos.
      Un saludo y gracias por comentar, Marina.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares