Con motivo del 4N, manifestación antiespecista

Hace 2 días que conmemoramos el Día Mundial del Veganismo y publicamos el artículo sobre dicho día. Unos me habéis escrito mensajes con que os había gustado mucho el artículo y otros con que os había sabido a poco (¡gracias por el feedback!). Como ya hay páginas que lo explican muy bien y que son muy buenas para profundizar, yo voy a optar por intentar transmitiros lo que significa esta jornada contra el Especismo de manera sencilla, para que no os atoréis.

He elegido unas fotos, como hago con mis alumnos, porque una imagen vale más que mil palabras. Miradlas, observadlas y que no se os quede ningún detalle fuera:



 En primer plano vemos un animal, en concreto un perro, que está tumbado. Por su posición y ubicación, en lo que parece un salón de una vivienda y sobre una alfombra, aparenta estar relajado, sin signos de estrés o sufrimiento. Si nuestra vista se dirige al fondo podemos ver también un animal, pero esta vez de otra especie, un cerdo (hembra, luego os cuento porque lo sé (1). Observamos un paralelismo claro pues se encuentra tumbada, y del mismo modo inferimos que al estar sobre un colchón con una manta y en el interior de una vivienda, no presenta indicios de padecimiento. A esto añadimos la presencia de un objeto cónico de color rojo, un kong para más señas, que es un juguete fabricado para el enriquecimiento ambiental de animales, por lo tanto para su bienestar.

Veamos estas otras:


Ahora (2), vemos a miembros de las mismas especies que la anterior foto pero esta vez hacinados unos sobre otros en espacios diminutos (una jaula y un camión, respectivamente, destinados para el consumo). Las condiciones de higiene son deplorables y con toda seguridad, inferimos por sus caras y por las circunstancias sentimientos de estrés (3) o indefensión (pupilas dilatadas o miradas hacia abajo). 

¿Qué mostramos con estas fotos? Que la situación de bienestar o de privación es igual y afecta al ser que la padece, independientemente de la especie, ya que ambas tienen la capacidad de sentir. O sea, que enojarnos por la situación de los perros y ser condescendientes con la de los cerdos en el camión, sería una actitud que se considera especista y por tanto sin justificación. 


El especismo no solo se desarrolla en el ámbito de la alimentación, sino también en el del entretenimiento, el confort, el vestuario, la experimentación. Se basa en la tradición, el prejuicio, y por lo cual, es fácilmente desmontable.

Partiendo del Darwinismo, las diferencias entre especies no son cualitativas sino cuantitativas, a modo de ejemplo: Todos los animales tienen la capacidad de aprender: los animales humanos, gracias al lenguaje quizá podemos aprender más cosas o en menos tiempo pero todos los animales aprenden. Se atiene a una diferencia de grado, pero no de capacidad. 

En conclusión, aprendamos desde hoy a ser empáticos con otras especies y enseñémoslo a los niños. Sin duda, estaremos contribuyendo a un mundo más sano, más ético, más justo y solidario.

Permíteme para acabar que te lance una reflexión, ¿por qué te da pena que se maltrate, se mate a un perro y sin embargo te da igual un cerdo o una vaca? Piénsalo, ¿cuál es la diferencia?


Para profundizar más: 

-Ética Animal
- Asociación para el Vínculo Humano Animal
- Documental: Peaceble Kingdom (Un mundo apacible)
Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas, Melanie Joy
We Animals, Jo-Anne McArthur

Para todos los públicos:

-  Empatía, Documental
- Amigos, Roger Olmos




    1 Foto: @estherthewonderpig (Santuario de animales)
    2 Foto: @helpbanyulin y @torontopigsave
    3 El cortisol se puede medir en sangre u orina como respuesta al estrés 


    Agradecimientos 🌝:


    Gracias a Virginia Iniesta, Javier Navarro, Anna Maria Pisapia y Catia Faria por sus charlas en el marco de AVHA

    Gracias a Raúl Márquez por sus interesantes apuntes de Psicología Comparada

    Gracias a Toronto Pig Save, Fundación Alma Animal, Esther the Wonder Pig Sanctuary y a todos los que lucháis por un mundo más justo (que sois muchos y necesitaría páginas)

    Gracias al Santuario Refugio La Candela por abrirnos vuestro hogar

    Gracias a Paco Catalán, porque una imagen vale más que mil palabras

    .



    .


    Comentarios

    1. Me gusta lo sencillo que lo has expuesto y lo contundente del apoyo gráfico. Si señor, entre todos podemos contribuir a abrir los ojos de los que miran pero no ven.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Pues sí. A ver si lo evidente ante los ojos se vuelve también evidente al corazón. Un saludo y gracias por comentar.

        Eliminar

    Publicar un comentario

    Entradas populares